La clave para evitar la ciberpereza es educar en el uso de Twitter, Facebook, Instagram…