La crisis en la MUD coloca a Venezuela en una situación de orfandad política