La defensa de Glas comienza a hacer maromas para evitar la audiencia preparatoria del juicio