La derogatoria de la reelección indefinida no equivale a regresión de derechos