La vieja guardia de AP en su laberinto