No interesa si el gobierno de Moreno es de izquierda o derecha, importa el pragmatismo