Asegúrese de leer la ‘letra pequeña’ antes de contratar el servicio de Internet en casa