Carta abierta al señor rector de la Universidad de Ginebra, Yves Flückiger