El Consejo de Participación Ciudadana siempre fue algo repelente para la democracia