LOADING

Type to search

El emprendimiento debería apuntar, con el tiempo, al mercado bursátil

Jorge Calderón Salazar
Tecnológico ARGOS
jueves, noviembre 16, 2017
En el mercado ecuatoriano es muy común observar la puesta en marcha de empresas familiares, por el nivel de confianza, pero sin lugar a dudas es importante que desde el comienzo existan los procesos y protocolos pertinentes para su óptima operación.

La situación económica del país, reflejada en la crisis económica que acarrea desde el 2015, ha derivado en el cierre de empresas producto de varios factores, tales como atraso en los pagos del Estado a los proveedores, baja en las ventas, reducción del consumo de los hogares, aumento de impuestos.

Esta coyuntura ha obligado a las personas a buscar y desarrollar nuevos emprendimientos, para así capear la reducción de sus ingresos. Son emprendimientos desarrollados más por necesidad antes que por oportunidad de ahí que muchos no llegan ni a los cuatro años de vida.

El mayor problema es que la mayor parte de emprendimientos no son innovadores y normalmente están relacionados con los sectores de los alimentos y la venta de bienes (comercio); es decir, no hay valor agregado, una de las claves para que un negocio funcione y prospere.

En parte por la situación económica, el país se ha convertido en uno de los más grandes laboratorios para desarrollar ideas de negocios, de ahí que el gobierno necesita mejorar las condiciones normativas y legales para que los emprendimientos no solo puedan perdurar en el tiempo y garantizar la estabilidad de los puestos de trabajo, sino ser las semillas de grandes empresas.

En parte por la situación económica, el país se ha convertido en uno de los más grandes laboratorios para desarrollar ideas de negocios, de ahí que el gobierno necesita mejorar las condiciones normativas y legales para que los emprendimientos no solo puedan perdurar en el tiempo y garantizar la estabilidad de los puestos de trabajo, sino ser las semillas de grandes empresas.

Los emprendimientos, para perdurar, necesitan dar valor agregado a sus ideas y no enfocarse solo al pequeño mercado doméstico, sino apuntar a mercados externos con un alto poder adquisitivo (obviamente serán más exigentes). En la actualidad, menos del 6% de la mipymes  ecuatorianas exportan o importan.

Es importante tener en cuenta que al momento de crear una empresa nueva (derivada de un emprendimiento) deben conjugarse dos criterios. En el caso de que el negocio sea familiar serán importantes los protocolos activados para su óptima operación, que supere cualquier problema entre los miembros de la familia y que incluirán sucesión y derechos.

En el mercado ecuatoriano es muy común observar la puesta en marcha de empresas familiares, por el nivel de confianza, pero sin lugar a dudas es importante que desde el comienzo existan los procesos y protocolos pertinentes para su óptima operación.

Las ideas de negocios, por lo general, siempre chocan con la falta del músculo financiero para garantizar su crecimiento en el tiempo, porque uno de los principales problemas en el Ecuador es la falta de acceso a crédito en el sistema financiero, dado lo alto de las tasas de interés y todas las garantías exigidas.

Es en ese momento en que puede jugar un papel importante el mercado de valores, que puede ofrecer acceso a recursos a un menor costo que en el sistema financiero. Eso significa que la empresa estaría en capacidad de abrir sus libros a potenciales nuevos inversionistas. Para eso, en el caso de una empresa familiar, lo primero que se debe perder es el miedo a dejar en manos de otro el control del negocio, dado que eso estará siempre en función del capital accionario.

Los beneficios, sin embargo, siempre serán superiores a la pérdida de control del negocio, el mayor temor de algunos emprendedores, porque al final de día lo que interesa es que la empresa se estabilice, produzca, sea rentable y pueda generar empleo. El cotizar en bolsa, además, le obligará a mantener sus libros abiertos, que es una muestra de transparencia para atraer nuevos inversionistas.

En el Ecuador hace falta inyectar mayor dinamismo al mercado bursátil como una opción de financiamiento para los nuevos negocios que logran posicionarse.

Los esfuerzos públicos y privados deberían estar coordinados para que más personas, empresarios, potenciales inversionistas conozcan los beneficios del mercado de valores, una opción de financiamiento rápida, y a mucho menor costo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *