El gobierno no tenía más alternativa que aumentar los impuestos