El símbolo vivo de la peor matanza en suelo europeo tras la II Guerra, a cadena perpetua