Italia se toma la eliminación del Mundial de Rusia 2018 como una cuestión de orgullo nacional