La búsqueda por prolongar la esperanza de vida gana terreno, pero ¿es posible revertir la biología del envejecimiento?