La facción correísta recurrió a su máximo recurso, traer a su líder histórico para intentar salvar los muebles