Lenín Moreno sigue la ruta trazada por Correa en los casos Assange y Venezuela