Los líderes de cultos como Charles Manson explotan una necesidad psicológica básica