Miles de ecuatorianos se interesan en los casting porno del director español, pero pocos dan la talla, dice El País