Moreno: Nadie debe asombrarse de que un ciudadano que vive en otro país y que comanda a su grupo desde un ático, venga al país. ¡Que venga!