No hay pruebas suficientes que respalden la afirmación de que los seres humanos se originaron en Europa