LOADING

Type to search

Salve su vida: no beba licor adulterado, adquiéralo en establecimientos formales

Álvaro Campo Ojeda
Universidad Casa Grande
viernes, noviembre 10, 2017
Lo ideal es no beber. Si lo hace, diluya el licor o tomar mucho líquido entre trago y trago, hágalo durar un buen rato, reconozca los síntomas iniciales de embriaguez para suspender el consumo.

El uso nocivo del alcohol tiene graves repercusiones en la salud pública y es considerado uno de los principales factores de riesgo de la mala salud a nivel mundial. Este consumo provoca efectos sanitarios y sociales perjudiciales para el bebedor, para quienes lo rodean y para la sociedad en general.

El grado de riesgo por el uso nocivo del alcohol varía en función de la edad, el sexo y otras características biológicas de los consumidores, así como de la situación y el contexto en que se realiza esta práctica. Algunos grupos y personas vulnerables o en situación de riesgo presentan una mayor sensibilidad a las propiedades tóxicas, psicoactivas y adictivas del etanol. Al mismo tiempo, las pautas de consumo de alcohol que entrañan poco riesgo -a nivel individual- pueden no estar asociadas con la aparición de efectos sanitarios y sociales negativos ni con un aumento significativo de las probabilidades de que estos ocurran. (Organización Mundial de la Salud, 2010).

El primer paso es diferenciar 

Para identificar un licor adulterado, lo primero es poder diferenciar entre adulteración y falsificación. Estos dos pasos son importantes porque diferenciar implica la modificación de las características fisicoquímicas del producto, mientras que la falsificación consiste en un engaño al comprador mediante el cambio de las características generales y de apariencia; usualmente se trata de una imitación del producto original.

Comprar en un establecimiento formal 

También es importante que el comprador o consumidor asuma la responsabilidad (consigo mismo y con quienes vaya a compartir la bebida) de comprar en comercios formales y legalmente constituidos. Este consejo se enfoca en evitar que adquiera licores adulterados, falsificados o de contrabando. No se debe comprar una bebida alcohólica en un lugar que no se ve legal, solo por ahorrar. A fin de cuentas es la salud la que está en juego.

Verificar la limpieza de la botella 

El comprador debe verificar la botella, que se vea y sienta limpia, que las marcas en relieve del envase no estén tapadas por etiquetas ni por otros elementos externos, que la tapa esté sellada. En cualquier establecimiento formal y legal, el cliente siempre debe exigir que la botella se encuentre sellada con todas las seguridades y verificar que el precinto entre la tapa y el cuello de la botella no esté roto; al momento del descorche, este debe partirse en dos segmentos iguales.

No debe abrirse fácilmente 

De acuerdo con el paso anterior es imperativo verificar que no salga o se abra fácilmente la botella; que esta sea original. En cuanto a las etiquetas, también se debe observar que no sean reutilizadas, que no estén rotas, enmendadas o sucias. Asimismo se debe confirmar que la unión entre el cuello de la botella y la tapa no esté sellada con cintas. Y que el cuello de plástico de la tapa no tenga ningún tipo de abultamiento ni forma irregular y sospechosa.

El cuadro se inicia con alteraciones neurológicas de gravedad variable, como agitación, ebriedad, y coma, cefalea global de predominio frontal, náuseas, vómito y visión borrosa. Los síntomas progresan rápidamente, con respiración rápida y superficial como consecuencia de la acidosis.

Revisar la pureza del producto 

El licor no debe verse con mugre. Lo más importante es la decisión del comprador de adquirir productos en lugares seguros, formales y no propiciar la ilegalidad por ahorrarse unos dólares. Desconfíe de los sitios de consumo con barra libre o bebidas a bajos precios. Y también es importante desconfiar si el licor tiene un precio inferior, con el argumento de que es de exportación.

Hay que mirar el sello

El producto que es original o legítimo usualmente tiene su etiqueta intacta y el líquido está brillante, sin materias extrañas flotando. Lo mas importante es cerciorarse que esté debidamente tapado. Si existe un sello hay que verificar que no haya sido violado.  Finalmente, el producto no debe tener aromas curiosos; debe estar limpio en la nariz y en la boca.

Efectos del licor adulterado 

Dependiendo del alcohol utilizado para la falsificación, un licor adulterado puede producir ceguera permanente y hasta la muerte. Si el alcohol utilizado no es tóxico (no es metanol), un eventual poco consumo puede dejar efectos de malestar, dolor de cabeza y molestias estomacales, cólicos (resaca – guayabo).

Otras consecuencias 

Las consecuencias son nefastas, desde cólicos y dolores de cabeza hasta la ceguera o la muerte, sin hablar de las consecuencias para las finanzas publicas y el daño que le ocasiona al comercio formal y a la industria en general. La salud y el deporte se financian en buena medida con impuestos derivados de la venta de bebidas alcohólicas.

Intoxicación por alcohol

¿Por qué la gente que bebe mucho tiene la tendencia a vomitar? Esto sucede porque el organismo, al sentirse muy intoxicado, utiliza esta medida para evitar un estado grave de inconsciencia y un paro respiratorio que podría provocar la muerte.

 ¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación por beber alcohol adulterado?

Los efectos inmediatos son: visión borrosa, mareo, malestar general, dificultad para respirar

¿Qué se debe hacer en caso de presentar síntomas de intoxicación por trago adulterado?

Cubrir los ojos; llevar al afectado a un centro médico lo más rápido posible

Algunos consejos para no embriagarse: 

No beber; diluir el licor, o tomar mucho líquido entre trago y trago; hacer durar un buen rato cada trago; reconocer los síntomas iniciales de embriaguez para suspender el consumo. Asimismo una persona que es tratada con antibióticos no debe ingerir alcohol.

¿Qué grado de alcohol tienen las bebidas? 

Cerveza (4%); vino (8%-12%); aguardiente, coñac, ron, brandy, el whisky y el vodka superan el 40%.

 

La persona que sabe beber adecuadamente:

  • No depende del alcohol para alegrarse, desinhibirse, relajarse, comunicarse, ni mucho menos para sentirse “mayor”,  “varonil” o “más femenina”.
  • Ingiere alcohol sin consecuencias negativas para sí mismo, ni para otros. No presenta problemas con la justicia.
  • No se exalta ni se pone agresivo. Es respetuoso con sus compañeros y con la gente. Mantiene el control sobre sus actos y siempre los recuerda.
  • Sus relaciones familiares o personales no se deterioran por culpa del alcohol. No es criticado por su forma de beber.
  • Solo bebe en los contextos adecuados y en los espacios permitidos. No bebe solo.
  • No bebe cuando va a conducir. Nunca conduce en estado de embriaguez.
  • Decide cuántos tragos se va a tomar y se mantiene en su decisión.
  • Diluye los tragos fuertes o alternas bebidas alcohólicas con no alcohólicas.
  • Trata de no beber sin comer.
  • Busca otras alternativas para manejar su tiempo libre; realiza otras actividades.
  • Jamás bebe cuando está triste, decaído, angustiado o “despechado”. Mucho menos para solucionar problemas.
  • Mantiene siempre su autoestima. No la “embarra”.

Intoxicación por alcohol adulterado

El alcohol metílico (CH3OH), o alcohol de madera se encuentra en el alcohol sólido y es usado como anticongelante para remover pinturas y como solvente de lacas y barnices. Se obtiene por destilación de madera o por hidrogenación de monóxido de carbono. La intoxicación aguda se presenta principalmente por adulteración de licores.

Fisiopatogenia 

La dosis letal de metanol por vía oral varía entre los 60 y 200 ml. La toxicidad obedece al metabolismo del alcohol metílico que se convierte en ácido fórmico y formaldehido, con la propiedad de precipitar las proteínas de las vías nerviosas causando daño irreparable. Es conocido el efecto lesivo específico que tiene esta sustancia sobre las células ganglionares de la retina y el nervio óptico, generando ceguera total, muchas veces de carácter irreversible. El ácido fórmico produce acidosis metabólica severa. Su biotransformación se realiza principalmente en el hígado y su eliminación como ácido fórmico por vía urinaria. En menor porcentaje se elimina por utiliza la vía entero-hepática.

La administración de alcohol etílico disminuye la toxicidad del metanol, al bloquear el metabolismo de éste en formaldehido y ácido fórmico, permitiendo a los riñones excretar el metanol inalterado. (Consulta Psicológica Aplicada, 2017).

Cuadro clínico 

Las principales manifestaciones son los trastornos visuales y la acidosis.

El cuadro se inicia con alteraciones neurológicas de gravedad variable, como agitación, ebriedad, y coma, cefalea global de predominio frontal, náuseas, vómito y visión borrosa. Los síntomas progresan rápidamente, con respiración rápida y superficial como consecuencia de la acidosis. También aparecen cianosis, coma, hipotensión y dilatación pupilar.

Aproximadamente el 25% de las personas con intoxicación grave fallecen por insuficiencia respiratoria.

Diagnóstico 

Los criterios para el diagnóstico son:

  1. Antecedente de ingesta de alcohol.
  2. Visión borrosa.
  3. Respiración rápida y superficial (acidosis).
  4. Nivel de metanol en sangre. Cifras superiores a 20 mg/100 ml son indicativos de intoxicación severa y requieren tratamiento con etanol. Niveles superiores a 50 mg/100 ml son indicación para la hemodiálisis.
  5. Gases arteriales; el pH y la concentración sanguínea de bicarbonato delimitan la gravedad del cuadro.
  6. Presencia de formaldehido o ácido fórmico en la orina.

Tratamiento

  1. Lavado gástrico con carbón activado en las primeras 4 horas después de la ingestión.
  2. Líquidos parenterales.
  3. Vendaje ocular precoz.
  4. Manejo de la acidosis mediante la administración de bicarbonato de acuerdo con los gases arteriales.
  5. Administración parenteral de etanol (1 mg/kg). Se utiliza la infusión endovenosa de etanol absoluto diluido en dextrosa al 5% en AD, para pasar en 15 minutos, continuando con una dosis de 125 mg/kg/hora para mantener concentraciones sanguíneas de etanol de 100-200 mg/dl, las cuales causan ebriedad; este tratamiento se debe mantener por 72 horas.

El etanol se presenta en ampollas de 2 ml y 5 ml al 97%; 1 ml de etanol contiene 790 mg de alcohol.

Cuando no se cuente con el etanol para vía parenteral, el tratamiento se hace por vía oral, con:

  1. Aguardiente (100 ml tienen 30-35 ml de etanol puro), ron o
  2. Wisky 40-45% de etanol en volumen, o
  3. Vodka 40-45% de etanol en volumen.

La hemodiálisis se utiliza cuando los síntomas progresan a pesar del alcohol etílico, o bien si la concentración de metanol en la sangre es igual o superior a 50 mg/100 ml.

Criterios para diálisis 

-Alteraciones visuales.
-Alteraciones ácido-básicas graves.
-Alteraciones electrolíticas persistentes a pesar de la terapia convencional.
-Falla renal. (Medline Plus, 2017)

Referencias

  • Consulta Psicologica Aplicada. (1 de Noviembre de 2017). INTOXICACION POR ALCOHOL ADULTERADO. Obtenido de INTOXICACION POR ALCOHOL ADULTERADO: https://katiuskavera.jimdo.com/productos-articulos/intoxicaci%C3%B3n-por-trago-adulterado/
  • Medline Plus. (3 de Octubre de 2017). Medline Plus. Obtenido de Intoxicación con metanol: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002680.htm
  • Organización Mundial de la Salud. (2010). Estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol. Ginebra: ’IV Com Sàrl, Le Mont-sur-Lausanne, Suiza.
  • com. (12 de Diciembre de 2012). Vanguardia.com. Obtenido de Consejos para identificar un licor adulterado: http://www.vanguardia.com/actualidad/colombia/187240-consejos-para-identificar-un-licor-adulterado

 

 

 

Facebook Comments

Tags:

Temas relacionados