Si construimos ciudades más inteligentes es posible reducir las emisiones a la mitad para el 2040