Con la elección de Piñera, la izquierda regional encaja otro golpe y hace posible relanzar la integración } else {