LOADING

Type to search

El problema de la deuda pública, además del monto, es el servicio de la deuda en el corto plazo

Paola Ycaza Oneto
Universidad de Especialidades Espíritu Santo
jueves, diciembre 28, 2017
Son los artículos que más han circulado durante el año, lúcidos análisis de académicos de las principales universidades del país sobre política, economía, tecnología, ciencia, arte, música, ambiente, salud… Una selección de La Conversación sobre lo más leído y comentado durante 2017, con la idea siempre de llevar la academia a la comunidad, de apostar por nuevos gestores de opinión pública, desde una pluralidad de voces…

¿Qué expectativas generan las cinco acciones económicas anunciadas por el Presidente Lenín Moreno?

 Por un lado, generan un alivio que se reconozca que lo que han venido diciendo varios analistas económicos con respecto a la deuda: no solo que es elevadísima, mucho más de los que se nos dijo estos últimos años, sino que además está muy por encima del porcentaje legal establecido del 40%. Esto con respecto a la deuda.

Por otro lado, preocupa que, ingenua o premeditadamente, se esté sobreestimando los ingresos. El presidente Moreno dijo que habrá un incremento en los ingresos tributarios del 7% en el 2017 con respecto al 2016. Sin embargo, vale la pena cuestionarse cómo se logrará ese incremento cuando desde junio pasado el IVA bajó del 14% al 12%, se eliminaron los impuestos adicionales por utilidades y por altos patrimonios de la Ley Solidaria. También se eliminó las salvaguardias desde el 1 de Junio, las cuales recaudaron desde Marzo 2015 hasta Febrero 2017 pasado $1.537 millones. Estas eran tasas entre 15% y 45% que se gravaron a cerca de 2.152 subpartidas.

Finalmente, el Presidente Moreno espera que el precio del petróleo se ubique en $41.69 por barril y que sus exportaciones de este producto lleguen a 136,6 millones de barriles, cosa que también podría tratarse de una sobreestimación.

Es cierto que se habla de un incremento arancelario, los cuales incrementaría los ingresos, pero no se ha confirmado aún.

El otro aspecto preocupante es que dentro de las acciones se mencionó una administración austera pero en la proforma 2017 no se ha plasmado tal austeridad puesto que la cifra asciende a $36.818 millones, la cual supera la que había mencionado el ministro de Finanzas hace un poco más de un mes de $24.524 millones.

El presidente Moreno indicó que ese presupuesto corresponde a lo indispensable para el funcionamiento de los servicios públicos y supera solo en 2% al codificado del 2016.

¿Cómo se reactivará la economía?

Revisar la Ley de Plusvalía es clave porque lamentablemente, en el corto tiempo que tiene la ley vigente, ha generado reacciones adversas en el sector de la construcción, el cual sufrió una depresión del 7,3% en el primer trimestre de este año, respecto al mismo trimestre del 2016, y lleva algunos trimestres consecutivos a la baja, volviendo a los niveles de hace cinco años.

Para repatriar capitales es importante conocer el origen de estos porque con la ola de corrupción a la que hemos estado expuestos en los últimos años, habrá que controlar que los capitales repatriados procedentes de lavado y corrupción, sean congelados, evitando facilitar el acceso de este a los corruptos. Con esto dicho, más que REPATRIAR me parece una prioridad mejorar las condiciones para ATRAER capitales y de esta manera captar inversión extranjera directa.

En cuanto al dinero electrónico a través de la banca, ojalá se refiera a la banca privada porque si se lo centraliza a través del Banco Central del Ecuador, nada garantiza que funcione y más bien el sistema financiero y la dolarización corren peligro.

¿Deuda versus el gasto público, cómo manejarlo en un escenario de crisis económica?

El problema de la deuda, además del monto, es el servicio de la deuda, es decir, los intereses que se deben pagar en el corto plazo, además del capital principal. Datos oficiales muestran que, en intereses por la deuda pública, en el primer semestre de 2016, se pagaron $910 millones, mientras que en el mismo período del 2017 esa cifra subió a $1.212 millones. Además, entre enero y junio de 2016, el régimen desembolsó $1.126 millones por amortización o cuota mensual de la deuda pública, cifra que subió a los $1.993 millones en 2017.

Asumamos que el Presidente Moreno no se endeudará más. Sin embargo, los intereses sí aumentarán frente a los años anteriores y por lo tanto el servicio se incrementará, logrando que la carga del servicio de la deuda, que es intereses y amortizaciones, sea mayor que el de otros gastos socialmente más beneficiosos en el largo plazo como el caso de la educación pública.

Con esto, y un gasto corriente bastante elevado, muy lejos de ser austero, quedará poco espacio para maniobrar.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *