El Quito lineal norte-sur es un concepto arcaico; hoy la capital es una ciudad obesa