Golpe sí, pero contra el abuso de poder