LOADING

Type to search

“Huesos de Buda” liderando el street art ecuatoriano

Redacción
La Conversación EC
viernes, diciembre 8, 2017
Huesos de Buda decidió emprender más allá de sus pinturas en murales y amplió sus horizontes fabricando peluches de fieltro, inicialmente para poder adquirir los materiales básicos que le permitan continuar con el street art y muralismo, pero más tarde se consolidó en una idea de negocio.

Loja, una pequeña ciudad fronteriza ubicada al sur del Ecuador, destaca por ser considerada como la “capital cultural y musical” del país, ya que en su seno vieron la primera luz del día reconocidos músicos, escritores, artistas y connotados intelectuales de importancia nacional en el que destacan personajes como Benjamín Carrión, Pío Jaramillo Alvarado, Pablo Palacio, Ángel Felicísimo Rojas, Manuel Agustín Aguirre, Isidro Ayora, Manuel Carrión Pinzano, Matilde Hidalgo, Salvador Bustamante Celi, Segundo Cueva Celi, Edgar Palacios, Eduardo Kingman, entre otros. Grandes generaciones de hombres y mujeres que han dejado en alto el nombre de nuestra ciudad, demostrando que en ella abunda de forma innata el talento artístico, literario y musical.

Dos universidades permiten la educación de cientos de jóvenes de la provincia, que ven en Loja una oportunidad de crecimiento en la rama del arte: la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) que oferta la carrera de Artes Plásticas y Diseño, y la Universidad Nacional de Loja (UNL) que cuenta con la carrera de Artes Plásticas. Ambas especialidades demandan de una pasión innata por todas las técnicas que permiten a los artistas plasmar ideas y sentimientos a través de obras; y es que como decía Dalí: “un verdadero artista no es el que se inspira, sino quien inspira a otros”.

Si hablamos de inspiración, todos los artistas lojanos, ya sea de nacimiento o porque adoptaron esta ciudad como suya, evidencian una gran capacidad para proyectar sus obras a ciudades más grandes. Muestran el arte que se potencia en ellos desde el vientre materno, en espacios que generan ideas mediante los famosos “colectivos”, con muestras gratuitas en museos, festivales o concursos y aprovechando al máximo la tecnología para difundir sus obras en redes sociales.

La inmediatez tecnológica permite que, en unos minutos, lo que hacemos esté al alcance de todos, especialmente cuando es original, así lo asegura Hiscox, una de las mayores aseguradoras de arte que precisa que el mercado de arte online podría rebasar los 9 mil millones de dólares en 2021. Si eres artista y lo tuyo no son precisamente las habilidades comunicativas o de persuasión, Internet es un valioso aliado para potenciar las ventas de tu arte; lo único que debes hacer es encontrar un nicho específico de mercado en el que tus obras sean valoradas.

De esta forma, hablar de artistas lojanos que han destacado en un mundo moderno y tecnológico con habilidad innata o desarrollada, nos lleva a hacer alusión a “Huesos de Buda”, dos hermanos que han fusionado su amor por el arte para deleitarnos con obras magníficas, llenas de color y significado, que nos trasladan a una realidad emocional propia de nuestra cultura.

A pesar de constituir un proceso colaborativo con un alto grado de subjetividad por el arte, ambos jóvenes han sabido encontrar un equilibrio y armonía en sus trazos y brochazos para permitirnos disfrutar de pinturas de ensueño, como “Alicia”, un cuadro bajo la técnica de acrílico en frío, en el que se presenta magníficamente a la reconocida niña de “Alicia en el país de las maravillas” dentro de un mundo surrealista, poblado por humanos y criaturas antropomórficas.

 Arte lojano dejando huella en el país y el exterior

“Huesos de Buda” nace en Loja primero como seudónimo del artista Pablo Salazar, quien desde temprana edad vio en el arte un camino idóneo para expresar su sentir, desde joven fue mejorando las técnicas que aprendió desde su hogar por influencia de su tío y su madre. El peculiar nombre de este personaje fue un regalo de una docente del colegio, quien sin saber bautizó a un reconocido artista local.

Tuvieron tanta aceptación las obras que el trabajo se multiplicó al punto que fue necesario incluir a su hermano Alejandro Salazar quien estudió Arquitectura, pero también tenía un amor por la pintura que con agrado desarrollo junto a su hermano.

Es así que los hermanos Salazar empezaron el crew Huesos de Buda, un grupo que llena de conceptos e historias las mentes de quienes se dejan atraer por las obras que realizan.

Con motivo del III Congreso Internacional de Cultura que se celebrará en noviembre en la ciudad de Quito, los integrantes de “Huesos de Buda” han sido invitados para pintar un mural en el Teatro Prometeo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el que destacarán la cultura lojana mediante la representación de un niño con indumentaria de Saraguro y una antorcha de fuego que simboliza la luz del conocimiento.

Asimismo, del 25 al 27 de noviembre participarán en el Meeting of Styles (Encuentro Internacional de Graffiti) en Río Grande – Brasil, un evento en el que artistas profesionales y apasionados por el arte urbano de todo el mundo demostrarán su talento y lo plasmarán en túneles de la ciudad. Este evento es uno de los más grandes de Latinoamérica, pues de 1300 postulantes solo 53 artistas han sido seleccionados para dejar su huella en este paradisíaco país.

Huesos de Buda será el representante de Ecuador, ya que solo este grupo pasó el proceso de convocatoria. Su mural estará protagonizado por un niño sin connotación social o étnica que juega con un trompo y demás elementos ecuatorianos; esto como parte de su interpretación del tema central del evento: “la era de la abundancia”.

Como es de esperarse, durante este mes estuvo presente en el Festival Internacional de las Artes Vivas Loja 2017, para pintar un tablero de Densidad Media o más conocido como  MDF por sus siglas en inglés (Medium Density Fibreboard) en uno de los parques de Loja como un aporte creativo a este evento de arte y cultura que cada vez aumenta su reconocimiento a nivel nacional e internacional.

Finalmente, para cerrar esta “gira artística” del 2017, Huesos de Buda participará del 5 al 7 de diciembre en el Meeting of Styles de Machachi.

Emprendiendo desde el arte

Huesos de Buda decidió emprender más allá de sus pinturas en murales y amplió sus horizontes fabricando peluches de fieltro, inicialmente para poder adquirir los materiales básicos que le permitan continuar con el street art y muralismo, pero más tarde se consolidó en una idea de negocio.

Este emprendimiento surgió tras observar que las personas tenían interés por cosas personalizadas, de acuerdo a sus gustos y medidas; es así que los hermanos Salazar decidieron aprovechar el dominio de costura de su madre y sus habilidades de diseño aprendidas en los salones de clases de la UTPL, para adaptar figuras de acción que veían en el cine y la televisión a peluches de fieltro hechos a mano, muy amigables y fácil de manipular.

En la actualidad, los peluches han obtenido tan buena aceptación que se han convertido en un pasatiempo y una forma de ingreso adicional para su hogar.

Son estas historias, de la gente que todos conocemos, de los que recorrieron un largo camino, mientras atravesaron obstáculos, de aquellos que supieron luchar por sus sueños y son capaces de expandir su arte y conocimiento a todo rincón del planeta, son Huesos de Buda, dos chicos lojanos que no se dejaron llevar por todas las críticas y supieron que su habilidad valía y sería este don el que los lleve a recorrer el mundo, dejando un legado artístico y personal en cada lugar que abra sus puertas. Una muestra de que el arte en las manos correctas es capaz de trascender y monetizarse.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *