La Ley de Reactivación no sacará al Ecuador de la crisis. La coyuntura exige un plan con objetivos claros } else {