La suerte de Glas como vicepresidente está en manos de Lenín Moreno y de la Asamblea Nacional } else {