¿Quién garantiza la seguridad informática de los millones de smartphones que se venden en Ecuador?