Una patología neurológica tratada con la medicina adecuada, aunque sea la más cara, siempre será más económico para el Estado