La banca debería apuntar con el dinero electrónico a los segmentos no bancarizados } else {