La coherencia de Cordero y la lealtad de Mora } else {