La extinción de las ratas en la isla Pinzón de Galápagos permitió el nacimiento de tortugas gigantes } else {