La Ley de Plusvalía se contrapone a la realidad ecuatoriana } else {