La tecnología llegó para quedarse, pero la vida es mucho más que estar frente a una pantalla } else {