La euforia y la lujuria del Mercado de las Yeguas, una fiesta en la que solo admiten hombres } else {