LOADING

Type to search

María Elsa Viteri llega a renegociar la costosa deuda con China para aliviar la liquidez

Guido Macas
Universidad Ecotec
viernes, marzo 9, 2018
Lo positivo es que este gobierno no busca una reelección indefinida o mantenerse en el cargo para siempre. Su preocupación está centrada en reactivar la parte productiva con medidas que no se tomaron en diez años como reducir el gasto público y la burocracia...

El nombre de María Elsa Viteri no es nuevo en la administración de Lenín Moreno. Siempre ha estado cercana a Miguel Carvajal y Gustavo Larrea. Con el primero entró como asesora en el Ministerio de Defensa y siempre ha asesorado al presidente en cuestiones económicas.

A Lenin Moreno no le quedó otra opción que recurrir a una persona conocida para ponerla al frente de su equipo económico, porque buscar otro candidato para reemplazar al ministro de Finanzas Carlos de la Torre habría sido más complicado.

La necesidad y la obligación que tiene el gobierno de presentar un plan económico creíble, que se pueda sostener en el tiempo, ha llevado a Moreno a buscar a sus antiguos aliados.

El perfil de Viteri, además, calza muy bien en el frente económico actual porque uno de los temas que más interesa al gobierno es la renegociación de la deuda cara, sobre todo la contraída con China que es de corto plazo y le está dejando sin liquidez.

Una de las razones en la demora de la incorporación de Viteri al gabinete de Moreno, es que ella puso condiciones para entrar; reclamó la salida de todos los correístas que estaban al frente del Banco del Pacífico, Corporación Financiera Nacional, Aduanas…

Ella tiene experiencia en el manejo de la deuda, estuvo dos años en el gabinete de Rafael Correa y fue criticada y cuestionada por muchas decisiones que tomó como la declaración de default de un tramo de la deuda, pero luego ella salió en malos términos de ese gobierno porque estaba atada de manos para tomar decisiones drásticas; el único que tomaba decisiones era Correa, pero nunca se alejó de verdad de los fundadores de Alianza País.

Una de las razones en la demora de la incorporación de Viteri al gabinete de Moreno, es que ella puso condiciones para entrar; reclamó la salida de todos los correístas que estaban al frente del Banco del Pacífico, Corporación Financiera Nacional, Aduanas, (…) de las gerencias de todas las instituciones que están cerca del Ministerio. No tener a ningún correísta cerca.

Viteri será una pieza clave en la administración porque el gobierno necesita tener liquidez ipso facto, por los bajos ingresos petroleros, por la falta de ingresos tributarios, y la única forma de tener liquidez es con la renegociación de la deuda con China.

El escenario de ahora es muy parecido al 2008 y 2009, pero las medidas no van a ser las mismas. En esa época la economía ecuatoriana se vio agravada por una crisis financiera mundial producto de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, ahora la crisis se ve agudizada por la caída de los precios de petróleo

Ella tiene antecedentes para buscar, en todas las formas posibles, demorar los pagos o incumplir obligaciones como lo hizo durante la administración de Correa. El default declarado de parte de los bonos 2012 y 2030, en diciembre de 2008, casi provocó un paro cardíaco entre los inversionistas, sobre todo en los tenedores de bonos relacionados con el sector privado, con la banca en particular.

Y el escenario de ahora es muy parecido al 2008 y 2009, pero las medidas no van a ser las mismas. En esa época la economía ecuatoriana se vio agravada por una crisis financiera mundial producto de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, ahora la crisis se ve agudizada por la caída de los precios de petróleo.

Pero ahora a la nueva ministra ya no le va a tocar negociar con el mercado financiero internacional sino con China, donde está la mayor parte de la deuda heredada del gobierno anterior y la más cara. Eso está alterando solo un poco a los chinos.

Pero no es solo la deuda con China la que irá a renegociación sino también los últimos créditos en los que se comprometieron las reservas de oro. Es obvio además que para eso retomará los acercamientos con el Fondo Monetario Internacional, porque su presencia en un principio va a incomodar.

La economía del país pasa problemas muy similares a los vividos en 2008 y 2009, es un argumento que pondrá sobre la mesa para una renegociación que permita al país salir de una deuda cara y de corto plazo para pagar una deuda de más largo plazo y barata. Eso significará quitar presión en el pago de los intereses. Mayor liquidez para el gobierno central.

La presencia de María Elsa Viteri también significa un continuismo de las políticas económicas del anterior gobierno, pero mejoradas. Ella llega a tomar decisiones que no pudo hacerlo en el anterior gobierno. Porque después de la renegociación de la deuda con los chinos tendrá otras dos tareas importantes.

La focalización de los subsidios, que también estaba en la mira del anterior gobierno, será un tema clave en su agenda, sobre todo el del gas y el de la gasolina súper.

El subsidio al gas era para la gente pobre, pero en las esquinas vemos vendedores ambulantes que usan ese gas para vender comida, las piscinas se calientan con gas… Es claro que la mayor parte de la población ecuatoriana está en capacidad de pagar un cilindro sin subsidio. En cuanto a la gasolina súper, esta es usada por el 20% de los consumidores de combustibles porque están en la capacidad económica de hacerlo. El subsidio ahí no tiene sentido.

El gobierno de Moreno, con Viteri en el frente económico, lo que hará es recoger esos temas, pero con otro aire. El dinero electrónico que Correa quiso mantenerlo como un proyecto totalmente estatal, ahora fue entregado a la banca privada que tiene la capacidad de masificarlo, pero con el control del Estado

Si nos retraemos en el tiempo, esos eran los temas que el gobierno de Correa analizaba constantemente, pero no halló el momento político adecuado para ejecutarlos. Con la crisis económica actual, ahora vuelven a ser puestos sobre la mesa con el relanzamiento del plan de cocinas de inducción, que fracasó en el anterior gobierno, con el mismo proyecto del dinero electrónico, que también fracasó en el anterior gobierno.

El gobierno de Moreno, con Viteri en el frente económico, lo que hará es recoger esos temas, pero con otro aire. El dinero electrónico que Correa quiso mantenerlo como un proyecto totalmente estatal, ahora fue entregado a la banca privada que tiene la capacidad de masificarlo, pero con el control del Estado.

Son medidas que ya están pensadas y que se van a ejecutar con el argumento de que el gobierno ahora tiene la aceptación de la gente debido al triunfo de la consulta popular.

Ya se han tomado algunas decisiones como la integración del Consejo de Participación Transitorio; es decir, hay la idea de que se pueden avanzar con medidas que podrían ser consideradas radicales en algunos sectores, pero que tranquilizará a otros.

El tema de los subsidios, por ejemplo, va a alegrar a los inversionistas y a la oposición; la renegociación de la deuda con los chinos va a preocupar a los mercados en un inicio, pero luego se van a tranquilizar porque el gobierno está tomando medidas para garantizar liquidez.

El gobierno actual va a retomar ciertas medidas que fracasaron en el de Correa, recogiendo las críticas hechas en su momento cuando se lanzaban como globos de ensayo. Es como poner el dedo en la llaga, porque la situación económica es crítica.

En los últimos 10 años en los hubo ingresos extraordinarios del petróleo y un endeudamiento agresivo, grandes recursos que se fueron en temas de corrupción y en el financiamiento de megaobras que ahora son simples elefantes blancos

Y lo positivo es que este gobierno no busca una reelección indefinida o mantenerse en el cargo para siempre. Su preocupación está centrada en reactivar la parte productiva con medidas que no se tomaron en diez años como reducir el gasto público y la burocracia; eliminar subsidios ineficientes e ineficaces, y la renegociación de una deuda cara para el Estado salpicada además con los escándalos de corrupción.

Esos son los tres retos que deberá enfrentar María Elsa Viteri. Nadie va a discutir que se focalice el subsidio al gas, siempre y cuando se sepa a dónde van a ir esos recursos que quedan en la caja fiscal. Siempre y cuando no suceda lo de los últimos 10 años en los hubo ingresos extraordinarios del petróleo y un endeudamiento agresivo, grandes recursos que se fueron en temas de corrupción y en el financiamiento de megaobras que ahora son simples elefantes blancos.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *