LOADING

Type to search

El hombre de papel que desafió a Hitler

Vladimir Stoitchkov
Universidad Técnica Particular de Loja
jueves, junio 21, 2018
Le llamaban el Mozart del fútbol y lo enterraron junto al gran compositor.

Anschluss quizá nos suena como un estornudo prolongado, pero en el idioma alemán es una expresión con peso. Significa unión. La palabra se hizo mundialmente famosa el 12 de marzo de 1938 cuando Adolf Hitler convirtió a Austria en una provincia del III Reich y de esta forma demostró que no cada unión es un acto voluntario. Tampoco positivo.

Tres meses más tarde empezó el mundial de Francia. Los futuros ocupadores del país, los alemanes, estaban en la lista de los invitados y querían mostrar que su proclamada superioridad racial abarcaba también las canchas deportivas.

Hoy en día las realidades son muy distintas, pero en los años 30 del siglo pasado Alemania, prácticamente, no existía en el mapa futbolístico. En cambio, Austria era una potencia de primera. Su selección maravillaba y así la llamaban: wunderteam, lo que quiere decir equipo maravilla. Su modelo anunció el fútbol total con el que los holandeses revolucionaron el juego, en los 70.

ONE CLUB MEN. Matthias Sindelar fue mejor jugador austriaco de la historia, pretendido por Manchester United, pero prefirió quedarse en Austria Viena, el club de toda su vida. (Foto: lasoga.org)

No sería exagerado decir que este equipo austriaco merecía ser el campeón del mundo, pero no lo logró porque en dos ocasiones fue victimizado por el fascismo. En 1934, Mussolini le robó la gloria, y 4 años más tarde, Hitler le robó la identidad.

Así es, pasó lo más lógico después de la anexión: el III Reich se apoderó de los futbolistas austriacos para presentarse al mundial. Y lo hizo a su manera, planificando un ritual patético de incorporación.

Le decían el “Hombre de papel” por su flacura: tenía 180 cm. de altura y pesaba solo 60 kilos. Pero mucho más popular era su otro apodo: el Mozart del fútbol.

Para dar la bienvenida a los austriacos en el equipo de la unión, las autoridades nazis organizaron un partido amistoso. Se jugó el 3 de abril de 1938, en el Estadio Prater de Viena, y lo llamaron “el partido final”. Una denominación muy explícita, de hecho. Pues luego de los 90 minutos la selección austriaca dejaba de existir. Se esperaba que los del wunderteam se dejarán vencer fácilmente para confirmar su compromiso con la nueva realidad. Hasta se rumoraba que recibieron la consigna de no marcar ni un gol en el arco alemán.

Cambio sustancial en el guión

Austria no solo ganó 2 a 0, sino que su máxima figura, Matthias Sindelar, autor de un tanto, desafió a la elite nazi, festejando los goles con un baile frente al palco de Hitler.

Luego la vida de nuevo se ajustó al guion. Siete jugadores del wunderteam vistieron la casaca alemana para ir a Francia en donde, entre paréntesis, tuvieron una pésima presentación.

GOL, VICTORIA Y FIN. Reproducción del gol de Sindelar en su último partido para la selección austriaca que, aquel día, triunfó ante Alemania, 2 a 0. (Foto: futbolclubdelectura.com)

Sin embargo, faltaron los dos más importantes

El capitán de los austriacos, Walter Nausch, se fugó a Suiza porque el nuevo régimen le insistía que se divorcie de su esposa judía. Mientras la estrella del equipo, Matthias Sindelar, el mejor jugador austriaco de todos los tiempos, sin muchas vueltas se negó a jugar para Hitler.

Y aquí empieza la leyenda. Se dice que tenía algunas gotas de sangre judía. Se dice que estaba fiel a la idea social-demócrata. Se dice que destrozaron una cafetería suya. Se dice que la Gestapo (la policía secreta nazi) lo consideraba enemigo del régimen, lo perseguían y le imposibilitaban jugar o trabajar. Se dice que el mismo Führer, Adolf Hitler, lo condenó a muerte por aquel baile burlón. Se dice que fue el primer mártir del fútbol.

SUPER ESTRELLA. Matthias Sindelar fue el primer jugador mediático de la historia: su imagen fue utilizada para comercializar productos de leche, relojes, también actuó en una película. (foto: futbolsapiens.com).

 

Siempre se dicen muchas cosas. Más aún sobre las personas públicas. No obstante, lo que reconfirma con seguridad el dossier de Sindelar es que nació el 10 de febrero de 1903, en Kozlov (República Checa hoy, entonces parte del imperio austro-húngaro). Proviene de una familia humilde de origen checo. Sus padres eran católicos devotos. Luego la familia se mudó a Viena. Ahí Sindelar inicio su camino futbolero en el FK Austria Viena donde metió 600 goles y se quedó hasta el final de su carrera, a pesar del interés de Manchester United. Con la selección austriaca registró 11 partidos, 26 goles y un cuarto lugar en el mundial de 1934.

El 23 de enero de 1939, al visitar la casa de su amigo, el político Gustav Hartmann encontró la puerta cerrada y sintió un fuerte olor a gas. Forzó la entrada y vio, en la cama, al cadáver de Matthias Sindelar junto a Camila Castagnola, su novia desde hace apenas diez días. Ella aún agonizaba, murió un poco después de la llegada de Hartmann.

En ambos casos se trataba de inhalación de monóxido de carbono.Toda Viena se conmovió por lo sucedido. Más de 40 mil personas acudieron al funeral en el famoso cementerio de Zentralfriedhof. Ahí enterraron a uno de los poetas del fútbol, junto a Beethoven, Strauss y Mozart. Nunca se aclaró si su muerte fue casual o provocada.

Este artículo fue publicado originalmente en la página aliada Cultura Científica – UTPL. Te invitamos a visitar su sitio web https://bit.ly/2ld8SDw

 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *