LOADING

Type to search

Ni los bebés se salvan de la sangrienta represión de Daniel Ortega, que suma más muertos cada día solo para mantenerse en el poder

Redacción
La Conversación EC
domingo, junio 24, 2018
Dos jóvenes murieron en la zona universitaria, en tanto que otros 15 resultaron heridos. Los otros fallecimientos ocurrieron en los barrios. El niño murió cuando su madre lo llevaba a un lugar donde se lo cuidaban

Al menos cinco muertos, incluido un niño de 15 meses, ha dejado ataques simultáneos de fuerzas combinadas del gobierno de Daniel Ortega en barrios de Managua y en la universidad principal de Nicaragua. “Estamos hablando de cinco muertos, incluido el niño, pero podría haber más”, dijo Georgina Ruiz  la agencia France Press, activista de Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), que contabiliza unas 200 muertes en poco más de dos meses de protestas contra Ortega.

El niño Teyler Leonardo Lorío Navarrete, de 14 meses de edad, fue asesinado la mañana del sábado de un disparo en la cabeza en una de las calles de las Américas Uno, en Managua, en un ataque de paramilitares y policías, según confirmaron sus familiares a La Prensa de Nicaragua.

El hecho ocurrió a eso de las 07:30 cuando los padres del niño circulaban por el sector entre la Ocho de Marzo y Las Américas Uno, donde se registraba un ataque con armas de fuego por parte de grupos paramilitares leales al gobierno y policías, a pobladores de la zona.

Una de las balas impactó en la cabeza del niño, aseguró su abuelo Jaime Lorío. “Quién iba a ser, la guardia… todos andaban por allí como siempre”, aseguró el abuelo del niño cuando fue consultado sobre quiénes habrían disparado contra su familia.

Lo extraño del caso es la constancia de defunción extendida por el Hospital Alemán Nicaragüense a la familia donde se señalaría que la causa de muerte del bebé de 14 meses pudiera tratarse de “sospecha de suicidio”. La familia reclamó al centro médico las razones de establecer esta causa de muerte y las autoridades no les dieron explicaciones.

Desde la medianoche del viernes, las fuerzas de policía, parapolicías y paramilitares incursionaron fuertemente armados en al menos seis barrios del oriente capitalino y en los predios de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), en el suroeste, donde decenas de estudiantes se mantienen atrincherados.

Dos jóvenes murieron en la zona universitaria, en tanto que otros 15 resultaron heridos. Los otros fallecimientos ocurrieron en los barrios. El niño murió cuando su madre lo llevaba a un lugar donde se lo cuidaban, en momentos en que las fuerzas combinadas entraron en un barrio en el sector este de la capital para desmontar las barricadas, según contaron los familiares a la prensa.

“Fue un balazo de parte de la policía. Yo los vi, fueron policías, nadie me lo dijo”, declaró la madre del niño, Kenia Navarrete, al canal 100% Noticias. El sitio oficial del gobierno, El 19 Digital, aseguró que quienes dispararon al menor fueron “delincuentes que se encuentran operando en el sector de la Universidad Politécnica”.

Las protestas comenzaron el 18 de abril contra una reforma al sistema de seguridad social, pero se ampliaron para exigir justicia por las muertes y la salida del poder de Ortega, un acusado de instaurar, junto a su esposa y vicepresidente Rosario Murillo, un gobierno autocrático y corrupto.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *