LOADING

Type to search

107 especies de aves habitan el Bosque Protector Puyango


Vanessa Luzuriaga
Universidad San Francisco de Quito
jueves, septiembre 24, 2015
Ecuador y Perú comparten el bosque seco tropical de la región tumbesina. Esta zona constituye un hotspot de diversidad de aves a nivel mundial en la que ambos países comparten aproximadamente 229 especies endémicas. Lamentablemente, los bosques secos son los hábitats más amenazados de los bosques bajos tropicales y se han reducido a menos de […]
Ecuador y Perú comparten el bosque seco tropical de la región tumbesina. Esta zona constituye un hotspot de diversidad de aves a nivel mundial en la que ambos países comparten aproximadamente 229 especies endémicas. Lamentablemente, los bosques secos son los hábitats más amenazados de los bosques bajos tropicales y se han reducido a menos de 0,1% de su expansión original en Ecuador. Es fue la premisa que guió el trabajo investigativo de Vanessa Luzuriaga, de la Universidad San Francisco de Quito.El área de estudio fue el Bosque Protector Puyango, ubicado entre el cantón del mismo nombre, en la provincia de Loja, y el cantón Las Lajas, en la provincia de El Oro, hacia el sur del país. La metodología de detección de especies incluyó la observación directa a través de transectos en línea y por puntos de conteo; grabaciones de cantos y capturas con redes de neblina. Se logró registrar un total de 107 especies de aves pertenecientes a 33 familias dentro del Bosque Protector Puyango.La abundancia y riqueza general de especies entre estaciones no fueron significativamente distintas; sin embargo, en los últimos 23 años el cambio de la composición de las especies ha sido grande: casi el 50% de las especies descritas en 1991 no fueron detectadas en el presente trabajo. Además, se hizo un análisis comparativo entre la riqueza de especies de aves presentes en el Bosque Protector Puyango y cinco bosques secos de altos niveles de endemismo de aves en Ecuador.

La diversidad de aves del Bosque Protector Puyango es relativamente alta si se toma en cuenta el alto nivel de fragmentación del sitio. Es así que se debería incentivar a un cambio de la actividad económica del sitio, motivando a las comunidades que habitan allí a realizar prácticas económicas no extractivas como el aviturismo, concluye el estudio de finales del año pasado.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *