LOADING

Type to search

El redescubrimiento de una novela del siglo XIX y la visión sobre las escritoras negras


Gretchen Gerzina
University of Massachusetts Amherst
lunes, mayo 30, 2016
Hace dos años, estaba en el Reino Unido trabajando en un proyecto de seguimiento de mis libros Black London y Black Victorians/ Black Victoriana. Mientras miraba viejos periódicos británicos, me quedé asombrada al leer un anuncio de 1893 en el Daily Telegraph proclamando a Sarah E. Farro como La primera novelista negra con la publicación de […]

logoconv

Hace dos años, estaba en el Reino Unido trabajando en un proyecto de seguimiento de mis libros Black London y Black Victorians/ Black Victoriana. Mientras miraba viejos periódicos británicos, me quedé asombrada al leer un anuncio de 1893 en el Daily Telegraph proclamando a Sarah E. Farro como La primera novelista negra con la publicación de su novela True Love.

Me preguntaba: ¿Quién era esta mujer? y ¿por qué no sabíamos de esta innovadora novela?

The Daily Telegraph no hace exactamente lo correcto: Ahora sabemos que Farro no fue la primera novelista afroamericana. No obstante, ella no aparece en ninguna parte del canon de la literatura afroamericana.

Después de investigar más, me di cuenta de que Farro había dejado su marca escribiendo acerca de los blancos – y que esto también podía ser la razón por la que su trabajo fue olvidado. El conocimiento de una mujer negra cuya carrera ha sido documentada y cuya novela fue publicada – pero que desapareció en el registro histórico – puede cambiar la forma en que pensamos acerca de la literatura afroamericana.

Farro se une a un pequeño club

La búsqueda en los registros del censo estadounidense muestran que Sarah E. Farro nació en 1859 en Illinois de parte de padres que se trasladaron a Chicago desde el Sur. Ella tenía dos hermanas menores, y su raza se muestra como “negra” en el censo de 1880.

Su novela, True Love: A Story of English Domestic Life, fue publicada en 1891 por la editorial Chicago Donohue y Henneberry. Fue uno de los 58 libros de escritoras Illinois exhibidos en la Exposición Colombina Mundial (Feria del mundo) en 1893. Los periódicos en el Reino Unido y de los Estados Unidos anunciaron el libro. Hacia el final de su vida, en 1937, Farro fue homenajeada en la celebración de Chicago Pioneros de raza destacados. Al parecer, ella nunca escribió otra novela.

True Love desapareció de los registros históricos, y durante décadas los historiadores reconocen solo tres otras novelas del siglo 19 escritos y publicados por los afroamericanos.

Otra novela, The Bondswoman’s Narrative, se ha descubierto recientemente en el manuscrito y fue publicada, a pesar de que su autora, Hannah Crafts, solo de manera circunstancial (aunque convincentemente) identificada. Con mi descubrimiento, Farro se convierte en la segunda novelista afroamericana conocida que ha publicado en el siglo 19. Y ahora se une a William Wells Brown, Harriet E. Wilson, y Frank J. Webb como los únicos novelistas afroamericanos que han publicado en el siglo entero.

Cuando regresé a los Estados Unidos desde el Reino Unido, fui capaz de localizar sólo dos copias de True Love en las bibliotecas – uno en la Biblioteca del Centro Harold Washington en Chicago y el otro en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign – por lo que me dirigí a Chicago para leerlo. Para resumir brevemente: la novela cuenta la historia de un hombre, cuya búsqueda para casarse con su amor, Janey, se ve frustrada por el egoísmo de la hermana y madre de Janey. La generosa y querida Janey intenta sanar la fiebre de su hermana, finalmente ella también enferma y ambas mueren.

Posteriormente, la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign digitalizó una copia del libro para mí, y ahora está disponible en línea para que cualquiera lo pueda leer. Hace sólo dos semanas me encontré con una copia original en eBay e inmediatamente la compré por $124.

El anuncio de eBay no hace ninguna mención de su raza. En ninguna parte excepto en la sección de periódico que se publicó el libro, se identifica a la autora como una mujer de raza negra, por lo que esta importante pieza de la historia ha permanecido invisible hasta ahora.

¿Un tema de importancia inesperada?

La razón de la desaparición True Love puede ser muy sencilla: se lleva a cabo en Inglaterra, un lugar que Farro probablemente nunca visitó, y todos sus personajes son de color blanco.

Como estudiosa de la literatura, Elizabeth McHenry, ha mostrado los clubes literarios de las mujeres negras del siglo 19 que abastecieron a los miembros y aspirantes en su mayoría de clase media, principalmente leen autores prominentes ingleses y americanos blancos, además de escritores políticos negros. Era natural, entonces, que cuando Farro tomó su pluma, emuló a sus novelistas favoritos: Charles Dickens, William Makepeace Thackeray y Oliver Wendell Holmes – escritores de ficción popular admirados por los lectores blancos y negros por igual.

Si Farro hubiera tomado como modelo a autoras de raza negra que escribían acerca de mujeres de raza negra, ella podría haber creado un tipo diferente de novela.

Hoy asumimos que los primeros escritores afroamericanos, inevitablemente, escribían acerca de la raza, que los escritores del siglo 19 se refieren inevitablemente a las experiencias de la esclavitud y lucha, y de su acceso a la alfabetización – mucho menos el canon literario de estilo victoriano – lo cual debe haber sido limitado.

Encontrar la novela de Farro cambia en que, debido a que no conocíamos la existencia de autores como Farro, se había mantenido una perspectiva limitada de sus trabajos.

Como escribe McHenry, “El peligro de privilegiar las [narrativas de esclavitud] es que corremos el riesgo de dejar de lado a las muchas otras formas de producción literaria que coexistieron junto a [ellos].”

Tenemos mucho que aprender acerca de lo que las mujeres negras leen, lo que escribieron, y para quién. En este caso, parece que muchos de los lectores de Farro deben haber sido las mujeres blancas.

La importancia de no escribir sobre la raza

Irónicamente, aunque Farro fue la primera en atraer la atención pública precisamente a causa de su raza, ella no encaja en el molde de los primeros escritores afroamericanos. Ni es similar a los que se han restablecido y “redescubierto”. Tal vez la ya mencionada Brown, Webb y Wilson, se dieron cuenta de esto ya que no sólo se debía a causa de su raza, si no a que todos ellos escribieron sobre la raza.

La novela de Farro, por el contrario, es un romance interno que tiende hacia el melodrama. A pesar de que establece explícitamente que el lugar de desarrollo de la novela es Inglaterra, ella también se traiciona con su falta de familiaridad con ese país. Por ejemplo, se da ingresos británicos en dólares y menciona que un personaje quiere que su boda tenga lugar antes del día de Acción de Gracias. No obstante, un editor de Chicago permitió el lanzamiento de su libro.

La redescubierta novela de Sarah E. Farro, nos muestra que las mujeres negras de ese tiempo leían, discutían y emulaban las obras de personas que no eran como ellos. Farro vivió en el norte hasta el final de la esclavitud, precedió a la Gran Migración, publicó su novela como una Americana Victoriana y – vivió – el Renacimiento de Harlem.

Seguramente a estos escritores les debemos una deuda de gratitud, al igual que tenemos la obligación de llevarla de vuelta al redil de los novelistas afroamericanas y las mujeres y para pensar en cómo estos descubrimientos cambian nuestra visión de la experiencia afroamericana.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *