LOADING

Type to search

Un viaje para ser recordado: Obama en Japón y Vietnam


Constantine Nomikos
University of Maryland, Baltimore County
lunes, mayo 30, 2016
Se le proporciona la ocasión para resolver algunos problemas persistentes a partir de dos conflictos estadounidenses anteriores en Asia. La visita también pretende tranquilizar a aliados de Estados Unidos y socios estratégicos en el área sobre el compromiso del país para Asia, particularmente a la luz de la militarización del mar del sur de China. […]

logoconv

Se le proporciona la ocasión para resolver algunos problemas persistentes a partir de dos conflictos estadounidenses anteriores en Asia. La visita también pretende tranquilizar a aliados de Estados Unidos y socios estratégicos en el área sobre el compromiso del país para Asia, particularmente a la luz de la militarización del mar del sur de China. Por encima de todo, sin embargo, esta es una oportunidad clave para demostrar el poder de la memoria y la reconciliación.

Desde mi perspectiva como historiador de Japón y Asia Oriental durante más de 25 años y como profesor de cursos universitarios sobre la memoria histórica, me impacta la presencia de Obama en Hiroshima – la primera de un presidente en ejercicio – esta puede ser una de las acciones más recordadas para ambos lados del Pacífico.

Recuerdo, no disculpa

De acuerdo con el consejero adjunto del Departamento de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, Obama no retomará el tema del uso de la bomba atómica cuando viaje a Hiroshima a finales de esta semana. No habrá ninguna disculpa, aunque algunos grupos de veteranos en Japón han llamado a uno.

Sin embargo, algunas fuerzas conservadoras de los Estados Unidos, ven la mera presencia del presidente en Hiroshima como una disculpa. Pero esto es pasar por alto la intención de Obama. Teniendo en cuenta su historia como ganador del Premio Nobel de la Paz y como un importante promotor de la no proliferación nuclear, el viaje del presidente debe ser visto como un acto de conmemoración de todos los que murieron en la Guerra del Pacífico. Como líder del único país en el mundo en utilizar armas nucleares, la presencia de Obama y cualquier comentario de recuerdo y reconocimiento de las pérdidas humanas terribles de la guerra serán poderosos actos de reconciliación.

El viaje de Obama recuerda la visita del presidente Reagan a las tumbas alemanas en Bitburg en 1985, en adición al complicado asunto de las tropas de la SS que fueron enterradas allí. Algunos 70.000-80.000 japoneses murieron en el bombardeo atómico de Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Por otra parte, si bien no se conoce ampliamente, al menos una docena de prisioneros de guerra estadounidenses fueron incinerados en la misma explosión. Creo que todas estas víctimas de la guerra, japoneses y americanos, deben ser conmemorados públicamente.
La superación de las diferencias

Estos actos son particularmente importantes porque los Estados Unidos y Japón no han visto a los ojos muchos aspectos de la Guerra del Pacífico, incluyendo la bomba atómica. Esto fue evidente en 1995, cuando la planificación para una conmemoración conjunta del 50 aniversario del fin de la guerra se vino abajo.

Ese mismo año, la exposición del Smithsonian “La Encrucijada: El fin de la Segunda Guerra Mundial, La Bomba Atómica, y La Guerra Fría” no se pudo exhibir. Fue descartada bajo la presión de grupos y legisladores veteranos, que argumentaron que el bombardeo no proporcionaba una justificación adecuada. También afirmaron que la exposición planificada mostraba a América como agresor y los japoneses como víctimas.

Japón, también, ha tenido sus propias “guerras de la historia” sobre cómo conmemorar la Guerra del Pacífico y los que lucharon y murieron en ella. Las controversias surgieron durante las visitas oficiales al Santuario de Yasukuni. Los planes para un museo, que se denominará “Sala de Paz Conmemoración y Oración de las Víctimas de la Guerra ” se confrontó con la oposición de la izquierda política en Japón y en el extranjero, debido a que protestaron contra la idea de un museo como monumento a los caídos. Al final, una “Sala Showa” fue construida, la cual muestra la vida en tiempos de guerra en Japón y evita una referencia directa a Pearl Harbor, Hiroshima y hasta las líneas del frente de batalla.

Japón durante la Guerra del Pacífico fue quizás el enemigo más odiado de Estados Unidos. Sin embargo, los dos países más adelante restauraron las relaciones amistosas que precedieron al conflicto. Después de un periodo de ocupación EE.UU. (1945-1952), Japón se ha mantenido aliado estratégico cercano de Estados Unidos en Asia. De hecho, el año pasado los países acordaron nuevas directrices comunes de defensa, que tiene la relación militar bilateral a un nuevo nivel al permitir ahora a Japón para defender los Estados Unidos y sus aliados en Asia.

Diferentes perspectivas nacionales sobre la Guerra del Pacífico probablemente persistirán. Sin embargo, al expresar su remordimiento por la gran pérdida de vidas en ambos lados en la Guerra del Pacífico y que aboga de nuevo por el final de la proliferación nuclear, el presidente Obama demostrará a Japón y a sus otros aliados, que se puede enfrentar la historia. El viaje está obligado a fortalecer los lazos entre las dos naciones y mostrar a los japoneses que son valorados como socios en el pensamiento estratégico de Estados Unidos.

Regreso a Vietnam

Mientras que Obama será el tercer presidente de Estados Unidos que viaja a Vietnam desde el final de la Guerra en 1975, los problemas siguen persistiendo a partir de ese conflicto y que los Estados Unidos puede ayudar a resolver. Por ejemplo, hay indicios de que el Presidente podría dar fondos adicionales para la limpieza del Agente Naranja para mejorar el medio ambiente, que como Hiroshima, resultó marcado por la guerra tecnológica llevada a cabo por los Estados Unidos.

La decisión anunciada esta semana para levantar el embargo de armas a Vietnam, mejorará la relación de defensa entre los dos países. Este último paso a la plena normalización de las relaciones Estados Unidos.-Vietnam puede ser visto como parte de reequilibrio entre Obama y Asia. Se refuerza a Vietnam como un contrapeso a los esfuerzos de China en dominar el Mar del Sur de China, el cual es vital para el comercio mundial.

El visitar Japón y Vietnam – dos países asiáticos con los que Estados Unidos libró guerras mortales – El presidente Obama puede subrayar el poder de la memoria y la reconciliación. De este modo, se puede volver a conectar con un tema expuesto en su discurso en Praga en 2009: que los EE.UU. tiene la responsabilidad moral de trabajar por un mundo en paz, uno sin armas nucleares. Sería difícil pensar en un legado más apropiado para él, especialmente teniendo en cuenta todas las incertidumbres del clima político global de hoy.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *