LOADING

Type to search

Correr te hace más inteligente ¡Así es cómo se logra!


Vybarr Cregan-Reid
University of Kent
miércoles, junio 29, 2016
Ya en la época de los griegos y los romanos, los seres humanos documentaron la creencia de que existe una fuerte relación entre el ejercicio y la inteligencia. Sin embargo, en las últimas dos décadas, la neurociencia ha comenzado a ponerse al día con Thales y con Juvenal por la idea de que una mente […]

Ya en la época de los griegos y los romanos, los seres humanos documentaron la creencia de que existe una fuerte relación entre el ejercicio y la inteligencia. Sin embargo, en las últimas dos décadas, la neurociencia ha comenzado a ponerse al día con Thales y con Juvenal por la idea de que una mente sana florece en un cuerpo sano. Mientras que los estudios nos dicen que la ejecución de la voluntad nos hace más inteligentes, cosa que solo en parte es cierta. El proceso es más complicado y revela complejidades maravillosas del cuerpo humano y su evolución. Aunque la ciencia nos ayuda a entender cómo funcionan los mecanismos, sigue siendo una cuestión importante: ¿por qué correr nos hace más inteligentes?

Dos estudios, uno publicado por investigadores finlandeses en febrero y el otro en el portal Cell Metabolism en junio, han ampliado nuestra comprensión de los mecanismos implicados en el funcionamiento y las formas en que se mejora la memoria y la cognición. Antes de estos, se entendía que el ejercicio induce a un proceso llamado neurogénesis (donde se crean nuevas células cerebrales) en una parte del cerebro involucrada en la formación de la memoria y la navegación espacial, conocida como el hipocampo.

Mientras el ejercicio intenso crea las células del cerebro, que son, básicamente, las células madre en espera de ser puestas en uso; el ejercicio no crea nuevos conocimientos; más bien, se le da el equivalente mental de un lápiz afilado y una hoja de papel en blanco. Se le prepara para el aprendizaje, pero también hay que hacer un poco de aprendizaje de forma activa en sí mismo. La integración de ejercicio en su trabajo o el estudio aparece como una opción sensata, si este beneficio particular es de su interés.

Lo que la nueva investigación nos dice es que no es cualquier ejercicio el que va a crear nuevas células cerebrales. En el estudio, realizado por investigadores finlandeses, se descubrió que sólo ciertos tipos de ejercicio son propensos al crecimiento de nuevas células cerebrales en los adultos.

Según los investigadores, el ejercicio debe ser “aeróbico y sostenido”. Pero también observaron los efectos neurobiológicos “de alta intensidad de intervalo de la formación” (HIT), así como el entrenamiento de resistencia (pesas). El equipo descubrió una respuesta menor después de HIT y no hubo ninguna respuesta en absoluto después del entrenamiento de resistencia. Así HIT tendrá un pequeño impacto en las capacidades cognitivas, mientras que el levantamiento de pesas, al parecer, sin duda no hará más inteligente. (Los levantadores de pesas tienen a Arnold Schwarzenegger en su campo. Los corredores tienen un genio matemático capaz de correr una maratón en 2,4 horas como Alan Turing).

Marathon man, Alan Turing. Guy Erwood/Shutterstock.com

Crecimiento cerebral

Desde la década de 1990 se ha entendido que el ejercicio también ayuda en el aprendizaje porque la actividad produce una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). BDNF promueve el crecimiento de nuevas neuronas y es compatible con los ya existentes. John Ratey, profesor de psiquiatría de Harvard, lo calificó como “Miracle-Gro para el cerebro”.

El estudio del metabolismo de la célula examinó la secreción de catepsina B de proteínas (CTSB) durante el funcionamiento. Al ayudar en la expresión de BDNF, esta proteína tiene efectos beneficiosos sobre la cognición, el crecimiento de células de cerebro adulto específicamente mejorado en el hipocampo y la memoria espacial.

Estoy seguro de que en los próximos años existirían más investigaciones para dar sentido a nuestro profundo amor por esta forma más simple y natural de ejercicio. Pero todavía hay una pregunta: ¿por qué el cuerpo necesita recompensarnos al correr con una mayor función cognitiva, la memoria espacial más eficaz y la conciencia?

Creo que la respuesta se encuentra en la selección natural. No hemos evolucionado para estar sanos, o para tener una experiencia agradable en esta tierra. La evolución está realmente interesada en el cuerpo humano que se mantiene con vida en el tiempo suficiente para procrear. A partir de ese momento, la selección natural es más o menos desinteresada en nuestro bienestar.

 

Dejando atrás su conocimiento

El cuerpo humano ha sido creado alrededor de unos dos millones de años atrás y sólo en los últimos miles de años se aprendió a leer – cartógrafos que pueden caminar, tomar notas y los viajes de discos. Para la mayor parte de nuestra historia no hemos tenido la tecnología que nos permite encargar el trabajo cognitivo pesada a un trozo de papel, o a un GPS.

El poeta del siglo 19, John Clare, deseó caminar hasta el borde del horizonte para encontrar nuevos mundos. Quería, dijo, caminar fuera de su conocimiento. Creo que lo que estos descubrimientos acerca de la ejecución y la mejora de las capacidades cognitivas nos dicen es que los cazadores-recolectores de la prehistoria debían tener la capacidad de exceder sus propios límites.

 

John Clare outwalked his knowledge.  Wikimedia

 

Los numerosos retoques en el cuerpo humano que permiten que corramos 10 kilómetros en un día caluroso (sobre dos pies, con la capacidad de sudar para mantenernos frescos) significan que a pesar de que somos lentos en una carrera de velocidad, se puede perseguir casi cualquier animal en el planeta hasta el punto de un agotamiento en distancias más largas. Esto se conoce como la caza persistencia, y fue una actividad de riesgo, ya que requiere cazadores que dejen  atrás los lugares que conocían en la búsqueda decidida de la presa. Sin tecnologías de elaboración de mapas, las habilidades de navegación del cerebro tenían que intensificarse y hacer todo el trabajo. Así que aquellas personas adaptaron su cerebro para carreras de larga distancia. Su cerebro tuvo un crecimiento celular y eso permitió que tengan más probabilidades de encontrar su camino de regreso a su tribu, y por lo tanto, de sobrevivir.

El crecimiento de nuevas células en el hipocampo del cerebro y la mejora de la memoria espacial, que está provocada por la carrera de resistencia es básicamente una red de seguridad evolutiva para cuando haya que correr más rápido que su conocimiento, cuando se ha ejecutado hasta el momento que ya no se sabe dónde se encuentra y que hay que aprender, rápido. Es un mecanismo que hace que la información sea más fácil cuando históricamente podría haber estado cansado, perdido, y en su etapa más vulnerable.

Así que arriésguense, crucen la puerta y prepararse para las recompensas de una experiencia que está fuera del conocimiento.

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *