LOADING

Type to search

Lo que significa el juicio político de Rousseff para millones que luchan en Brasil


Jeffrey W. Rubin
Boston University
sábado, junio 25, 2016
En Brasil, los partidos políticos de derecha están siguiendo los procedimientos constitucionales para derrocar a la presidenta electa democráticamente del país, Dilma Rousseff. Afirman que ella hizo un uso indebido de los procedimientos presupuestarios para reforzar su campaña de reelección del 2014. La izquierda lo llama un golpe de estado ilegítimo. Ellos creen que el […]

logoconv

En Brasil, los partidos políticos de derecha están siguiendo los procedimientos constitucionales para derrocar a la presidenta electa democráticamente del país, Dilma Rousseff. Afirman que ella hizo un uso indebido de los procedimientos presupuestarios para reforzar su campaña de reelección del 2014.

La izquierda lo llama un golpe de estado ilegítimo. Ellos creen que el objetivo final de esto es destruir las políticas de bienestar, vivienda y de acción afirmativa que el partido de los trabajadores de Rousseff ha puesto en marcha para hacer frente a las necesidades de la mayoría de personas de bajos recursos en Brasil. Ellos argumentan que las acusaciones de beneficio personal ilícito y que las irregularidades presupuestarias no son motivo suficiente para la separación del cargo.

Ambas partes tienen razón.

Como un académico interdisciplinario que estudia la democracia brasileña desde su raíz, he entrevistado a decenas de activistas de los movimientos sociales y visto de primera mano las muchas formas en las que, desde la década de 1980, el pueblo de Brasil han llegado a esta escena.

El espectáculo de un congresista corrupto tras otro exigiendo la destitución de una Presidenta que ha implementado programas de acción afirmativa para combatir la pobreza de manera exitosa y que ha marcado a los brasileños y ganado la atención mundial. Los giros y vueltas de resoluciones y anulaciones del Tribunal Supremo y reintegración de la votación de destitución oscurecen lo que esta verdaderamente en juego: el arco de la democracia que ha empoderado a los ciudadanos de Brasil y mejorado sus vidas.

El pueblo brasileño se manifiesta

Brasil tiene la sexta economía más grande, la quinta mayor población, la cuarta mayor democracia y la segunda mayor población negra en el mundo. Durante las últimas tres décadas – en contraste con gran parte del mundo – Brasil ha sido en gran parte libre de terrorismo político, la violencia étnica y el fundamentalismo religioso.

Si hay países en América del Sur donde la democracia sostenible e integradora puede echar raíces y florecer, Brasil es el principal entre ellos.

 

Foto 1

Una cabina de votación en una escuela en Brasilia, Brasil, durante las elecciones presidenciales de 2014. REUTERS / Ueslei Marcelino

Durante las últimas tres décadas, prácticamente todos los ciudadanos del país – la clase media, los pobres, los indígenas, los negros, las mujeres, los habitantes de las mega-ciudades y los campesinos sin tierra – han estado votando en elecciones libres y justas. Han estado trabajando, en protesta, la formación de asociaciones comunitarias y organizaciones no gubernamentales, y luchando por puestos de trabajo decente, la vivienda, la educación y la atención sanitaria. Los brasileños han luchado para ganar sus derechos y articular cuáles deben ser.

La profundización de la democracia actual de Brasil ha sido un proceso rico y robusto. Comenzó con el final de una dictadura militar en 1985 y la redacción de una nueva Constitución en 1988. Esta constitución, con sus disposiciones sobre la participación de la sociedad civil en el gobierno, refleja la fuerza de la movilización de las bases y la protesta que ha marcado el Brasil moderno.

Mientras que la democracia resultante ha sido atravesada por la violencia de las pandillas, traficantes y la policía – y con la corrupción y la injusticia en todos los lados, no menos importante de los políticos – si ha llegado.

La política brasileña desde la década de 1990 ha proporcionado los primeros pasos hacia una ciudadanía significativa, el aumento de los niveles de vida y la vida cotidiana sin hambre para todos los brasileños. Esta inclusión ha fomentado una esfera pública adaptada a garantías significativas de libertad de expresión, donde las ideas políticas acerca de lo que la sociedad debe ser, han sido debatidas y votadas.

Décadas de progreso democrático penden de un hilo.

Esta no es la primera vez que la gente común ha desempeñado un papel activo en la política en Brasil. A finales de la década de los 1950 y a inicios de los 1960, los brasileños eligieron líderes que trataron temas como la vivienda, los salarios y la educación para la gente común. Este movimiento democrático de izquierda se vio interrumpido por un golpe militar brutal en 1964.

Las élites económicas y militares brasileñas, con el apoyo del gobierno de EE.UU., anularon la formulación de políticas progresistas torturando y encarcelando a sus activistas. Entre ellos estaba Dilma Rousseff. Los generales a continuación rigen Brasil 1964-1985.

Lo mismo ocurrió en toda América Latina en los años 1960 y 1970, los candidatos de izquierda aseguraron victorias electorales cuando las personas ordinarias hacían reclamos de sus derechos económicos y políticos. Esto trajo golpes militares y guerras sucias de tortura y desaparición en todo el continente.

La segunda escena de las personas de América Latina, desde la década de 1980 hasta la actualidad, reflejan a la primera de muchas maneras. Varias décadas de elecciones justas han traído políticas progresistas, movimientos y nuevas voces políticas en todo el continente. Estos van desde las fábricas autogestionadas en Argentina hasta los gobiernos indígenas en Bolivia, desde la canasta familiar redistributiva de Brasil hasta el apoyo a nivel nacional para las víctimas de la violencia y la desaparición en México.

 

foto 2

La bolsa de Brasil en Sao Paulo. REUTERS / Paulo Whitaker

El proceso de inclusión económica bajo gobiernos democráticos se vio reforzada en la última década por el dinamismo de la economía China, que paga altos precios de los minerales de América Latina y las exportaciones agrícolas. La actual depresión económica de China ha presionado a Brasil en su recesión.

Avanzando en retroceso

Ahora que la presidenta Rousseff ha sido sometida a juicio político, los brasileños se enfrentan a la incertidumbre en un momento de tensión, con la economía en caída libre y los Juegos Olímpicos a sólo unos meses de distancia. El progreso democrático del país y el futuro de las personas al poder, esta en juego.

¿La presencia de los nuevos ciudadanos al poder que reclaman, votan a favor, e implementan las nuevas políticas inclusivas, continuará a través de este tiempo tormentoso? O bien, serán los políticos de derecha y los hombres de negocios los que tengan mayor éxito en dar vuelta atrás a estas políticas, a un alto costo para las mayorías pobres y a un gobierno democrático?

La cuestión clave en este momento es quien gobierna. El panorama no es alentador.

El despliegue del escándalo de “Car Wash” ha demostrado que la democracia de Brasil se entrelaza con la corrupción en todo el espectro político. Congresistas que amasaron fortunas a través del soborno y la corrupción, han utilizado el juicio político para denunciar los programas de gobierno de izquierda del país. Con la esperanza de evitar la persecución a sí mismos, cambian y se vuelcan a la derecha.

Al asumir la presidencia, el vicepresidente de Rousseff, Michel Temer, designó como gabinete a gente blanca y de sexo masculino. Él se ha comprometido a cambiar la economía recortando programas sociales y favoreciendo negocios – posiciones que fueron rechazadas en las elecciones presidenciales de 2014. A cargo, en menos de una semana, Temer anunció planes de privatización de las empresas públicas y carreteras, cancelar los aumentos de prestaciones mínimas para los jubilados y revocar la legislación que obliga a las inversiones del gobierno mínimos en la educación y cuidado de la salud.

La crisis actual tiene múltiples causas. Si los representantes del Partido de los Trabajadores en el Congreso no se hubieran robado el dinero, entonces la presidenta Rousseff habría sido menos vulnerable a un juicio político. Si la derecha en Brasil hubiera criticado fuertemente las políticas de Rousseff, y preparado posiciones y grupos fuertes para oponerse a ellos en futuras elecciones – en lugar de someterla a juicio político por motivos cuestionables – habría avanzado el proceso democrático. También esto hubiera sido un paso adelante para la democracia, si los políticos brasileños se hubieran encarrilado en contra la corrupción en todo el espectro político y exigiendo que todos los criminales en el Congreso renuncien.

En su lugar, nos encontramos con el humo y reflejo de un juicio político. Y la retórica, citas y propuestas políticas  que  el presidente Temer propone, lo cual muestra todos los signos de un desmantelamiento de las personas en observación.

Tags:

Temas relacionados

1 Comments

  1. maría 1 septiembre, 2016

    El análisis del Dr. Levi, abre el horizonte con nuevos y orignales elementos de discusión.
    Muchas gracias profesor.

    Responder

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *