LOADING

Type to search

La moda de Oscar Wilde, Giacomo Casanova y Charles Baudelaire está de vuelta


Redacción
La Conversación EC
viernes, julio 22, 2016
DPA. La imagen clásica del dandy que uno conoce a través de los libros no deja lugar a dudas: la elegancia estaba por encima de todo y nada quedaba librado a la casualidad. El sombrero, el chaleco al cuerpo, los zapatos de charol y el bastón de paseo tenían que ser perfectos. Y es que antes […]

DPA. La imagen clásica del dandy que uno conoce a través de los libros no deja lugar a dudas: la elegancia estaba por encima de todo y nada quedaba librado a la casualidad. El sombrero, el chaleco al cuerpo, los zapatos de charol y el bastón de paseo tenían que ser perfectos.

Y es que antes los dandys pensaban todo el día en el ropero. El eje de sus vidas estaba puesto en la moda. Dicen que Beau Brummell, el pionero del look dandy de Inglaterra a mediados del siglo XVIII, dedicaba unas cinco horas a estar bien vestido. Dicen que lustraba las botas con champán.

Hoy ese movimiento vive una especie de renacimiento, si bien con características menos opíparas.

Los especialistas de la moda dicen que cada vez se ve más que, a la par de las personas que llevan jeans rotos o prendas económicas, surge un público que se esmera en vestir marcas exclusivas porque le da mucho valor a la calidad.

Es la contracara del minimalismo. Es el deseo de ser distinto, de no tener que ser racional en un mundo que exige que todo sea racionalidad“, opina Robert Herzog, docente de moda en Stuttgart.

Cuando uno ve imágenes de los dandys más célebres como Oscar Wilde, Giacomo Casanova o Charles Baudelaire, lo que más llama la atención son los detalles. Los botones brillan, las costuras son de hilo de colores, los zapatos están lustrados a la perfección.

Los dandys amaban la exageración, estaban obsesionados con los detalles, la moda era todo un fetiche. Eran narcisistas, pensaban todo el tiempo en las apariencias y en cómo crearlas jugando con materiales, colores y sombras de distinto tipo. Sólo vestían materiales de calidad y disfrutaban de salir luciendo sedas, cachemir y chaquetas de terciopelo.

Si uno observa la moda masculina actual en la feria Pitti Immagine Uomo de Florencia, Italia, queda sorprendido por las similitudes con la moda de aquellas épocas.

De todos modos, André Bangert, especialista en textiles, recomienda justamente darle una vuelta de tuerca al estilo tradicional. “Hoy, en 2016, Oscar Wilde caería muy arrogante. El hombre actual puede tomar elementos de los dandys de antes, pero tiene que ser ante todo cool, relajado, como si sus prendas fueran lo más natural del mundo, y no el resultado de horas ante el espejo“.

Es decir: se pueden tomar elementos clásicos, pero hay que saberlos aplicar con mesura.

Si uno elige un chaleco o una chaqueta estampada con pequeños rombos, no tendría que llevar un pantalón clásico de invierno. Otro ejemplo: uno puede vestir un saco con solapas al estilo smoking, pero las bufandas estampadas que solían llevar los dandys están muy fuera de moda“, explica Bangert, que además recomienda lucir los pantalones pinzados con zapatos deportivos.

Para este especialista, los sombreros y los zapatos de charol están totalmente out. Prefiere ver calzado de cuero o mocasines de alta gama. También asegura que los tirantes son un accesorio que puede ir muy bien con barba y jeans, pero no con cabello corto engominado.

Pero cuando el tema es el corte de cabello, las cosas no parecen haber cambiado. “Llevar la melena superior un poco más larga y los costados cortos sigue siendo lo ideal para cualquier hombre“, asegura. Los dandys de antes estarían felices.

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *