LOADING

Type to search

Los siete puntos claves del discurso de la nominación de Hillary Clinton


Redacción
La Conversación EC
viernes, julio 29, 2016
En el discurso de nominación para la Casa Blanca en Filadelfia, Hillary Clinton ha prometido un giro izquierdista en las políticas y ha atacado con dureza la capacidad de su rival republicano, Donald Trump, para presidir Estados Unidos. Estas son las siete claves del discurso que fueron recogidas por diario El País: –“El Partido Republicano […]

En el discurso de nominación para la Casa Blanca en Filadelfia, Hillary Clinton ha prometido un giro izquierdista en las políticas y ha atacado con dureza la capacidad de su rival republicano, Donald Trump, para presidir Estados Unidos. Estas son las siete claves del discurso que fueron recogidas por diario El País:

–“El Partido Republicano ha recorrido un largo trecho con él…. Del Mañana en América al Medianoche en América”. Hillary Clinton se refería a un famoso anuncio que hizo Ronald Reagan en los 80, que hablaba del amanecer de un día cualquiera en un país que presentaba como próspero y fuerte. La imagen que Trump difunde de EEUU es sombría, de extrema debilidad económica y militar.

–“El Demócrata es el partido de los trabajadores”. Algo que le ocurre a la candidata es que le cuesta conectar con el voto del hombre blanco trabajador y sin título universitario, que prefiere a Trump. Es una preocupación más general: muchos obreros han estado migrando a lo largo de los años al partido conservador. Clinton se reivindicó como su opción y admitió, en el final de una convención en la que ha dominado el tono positivo, que la economía no está funcionando para las clases medias.

–“Durante el último año, mucha gente ha cometido el error de reírse de los comentarios de Donald Trump”. Si algo une a demócratas, republicanos, analistas y medios de comunicación es que nadie se tomó en serio a Trump cuando anunció hace un año que se presentaba a la candidatura. Desde entonces, ha provocado polémicas con comentarios xenófobos, sexistas o elogios insólitos a Sadam Hussein. Clinton recordó estos episodios para recordar que esto ya no es una broma, que Trump puede ser elegido presidente en noviembre. “¿Se lo imaginan de comandante en jefe?”, se preguntó.

–“Me siento orgullosa de estar al lado de nuestros aliados en la OTAN ante cualquier amenaza que afronten, incluyendo las que vengan desde Rusia”. Es una réplica a Trump en toda regla. La semana pasada, el empresario provocó una tormenta al asegurar en una entrevista que se replantearía el papel de Estados Unidos en la Alianza Atlántica si el resto de países no subían su aportación. Además, ha exhibido su sintonía con la Rusia de Putin, país al que los demócratas creen detrás del último pirateo a sus correos.

–“Si creen que deberíamos decir ‘no’ a tratados comerciales injustos… Que deberíamos plantarnos ante China (…) únanse a nosotros”. Clinton ha tocado un punto sensible del debate electoral y que genera contradicciones en el Partido Demócrata. Muchos estadounidenses han sufrido los efectos la globalización y la fuga de empleos industriales hacia países de mano de obra barata, y en la crítica a los tratados han coincidido el republicano Trump y el izquierdista Bernie Sanders. El acuerdo de comercio con el Pacífico, impulsado por Obama, concentra este rechazo, y Clinton ha lanzado un guiño a sus detractores.

–“Bernie Sanders y yo trabajaremos juntos”. Era una forma de decir a los seguidores de Sanders, al que venció en las primarias, que votarla a ella significará seguir adelante con muchas políticas que defendía su candidato, una forma de recalcar que están en el mismo barco. Lanzó el mensaje después de una convención agitada por las protestas sanderistas que no se apagaron ni hasta el último día, mientras Clinton aceptaba la nominación. (I)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *