LOADING

Type to search

Un nuevo modelo para las olimpiadas


Paul Christesen
Dartmouth College
jueves, julio 28, 2016
“Los Juegos Olímpicos de Río son un desastre natural,” declaró recientemente el New York Times. Como alguien que ha pasado dos décadas estudiando y escribiendo sobre los Juegos Olímpicos antiguos y modernos, no me sorprende este pronunciamiento. Simplemente se está cumpliendo una profecía que muchos han predicho hace meses (incluso años) acerca de los Juegos […]

logoconv

“Los Juegos Olímpicos de Río son un desastre natural,” declaró recientemente el New York Times.

Como alguien que ha pasado dos décadas estudiando y escribiendo sobre los Juegos Olímpicos antiguos y modernos, no me sorprende este pronunciamiento. Simplemente se está cumpliendo una profecía que muchos han predicho hace meses (incluso años) acerca de los Juegos Olímpicos de 2016.

Mientras que Río tiene sus propios desafíos particulares, tales como el virus Zika, una serie de problemas han comenzado a plagar a todas las sedes olímpicas y que van desde los altos costos hasta las preocupaciones sobre el impacto ambiental de proyectos de construcción precipitadas y masivas.

Parece como si los Juegos Olímpicos han llegado a ser demasiado grandes, demasiado costosos y demasiado complicados para ser recibidos por una sola ciudad. ¿La solución? El Comité Olímpico Internacional (COI), el órgano de gobierno de los Juegos Olímpicos, debe realizar las competencias de cada deporte en una ciudad global diferente.

Para un evento internacional que, tradicionalmente, ha sido tan ligada a la celebración de la historia y los logros de una ciudad, esto puede sonar descabellado. Pero el mundo ha cambiado de manera fundamental ya que el COI organizó su primera serie de juegos en el siglo XIX. Hoy, unos juegos “descentralizados” es una de las únicas maneras de asegurar que las poblaciones locales de los países democráticos apoyen su candidatura para organizar los Juegos Olímpicos. Y si el COI está dispuesto a aprovechar los últimos avances en la tecnología, en realidad podrían hacer que los Juegos Olímpicos sean más atractivos y eficaces en el cumplimiento de su misión.

La aproximación a la crítica masiva

Los Juegos Olímpicos son, irónicamente, una víctima de su propio éxito. Su popularidad ha resultado un caso grave de gigantismo.

Desde 1980, el número de eventos que se realizan en los Juegos Olímpicos ha aumentado en un 50 %, el número de atletas que compiten, los países participantes casi se ha duplicado y el número de personas necesarias para operar los juegos se ha triplicado. Los Juegos Olímpicos de Londres, donde más de 10.000 atletas compitieron, requirió a 350.000 personas de apoyo.

No es para sorprenderse que los costos se hayan disparado. Cuando los excesos previsibles se tienen en cuenta, el proyecto de ley para los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro es probablemente de USD 20.000 millones. Y esto en contraste con los recortes de fondos en Brasil, que han producido una grave escasez de servicios básicos y de salud en la capital de ese país. La situación se volvió tan crítica que el gobernador de Río declaró recientemente un estado de emergencia con el fin de acceder a los fondos necesarios.

El número de ciudades en el mundo dispuestas y que son capaces de albergar los Juegos Olímpicos -en su forma actual- es pequeña (y parece estar disminuyendo). Esos sitios son capaces y a menudo están mal adaptados para representar los ideales fundamentales de los Juegos Olímpicos: la promoción de la paz mundial y los derechos humanos básicos a través del deporte.

Por ejemplo, sería difícil hacer un argumento de que la Rusia de Vladimir Putin sea un buen sitio para acoger un evento destinado a promover la paz y los derechos humanos. Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi no fueron un acontecimiento único. Después de esto, cuatro ciudades se retiraron de la licitación de los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 (tres de ellos debido a las preocupaciones acerca de los costos, la corrupción, el impacto ambiental y el encontrar un uso para los lugares después de la final de los juegos), sólo Almaty, en Kazajstán y Beijing se quedaron en la gestión. Ni Kazajstán ni China son países que tengan probabilidad de ser un representante de los derechos humanos.

Aliviando la carga

En 2014, el COI consideró una serie de propuestas para la reestructuración de los Juegos Olímpicos. Una de ellas – finalmente rechazada por ser demasiado radical – consistía en que la celebración de cada evento olímpico se de en una ciudad diferente en todo el mundo. La lista de ventajas que se derivarían de tal disposición es larga. Por un lado, probablemente habría cientos de ciudades dispuestas y capaces de albergar un único deporte olímpico.

Ciudades presumiblemente óptimas para recibir un deporte que es popular a nivel local, y para el cual, gran parte de la infraestructura necesaria ya estaría en su lugar podría disminuir  considerablemente el costo y el impacto medioambiental de los Juegos Olímpicos. Por ejemplo, Louisville, Kentucky – el sitio de los campeonatos Ecuestres Mundiales de 2010 – sería un anfitrión ideal para los eventos de este tipo. Del mismo modo, Manchester, Inglaterra, cuenta con un velódromo de clase mundial, podría ser un gran lugar para celebrar los eventos de pista de ciclismo.

Una Olimpiada descentralizada también resolvería, de una vez por todas, el problema de la revalorización de las instalaciones deportivas que se construyen para los Juegos Olímpicos, a menudo a un costo enorme, que sólo sirven para utilizarse por un tiempo y luego son abandonados una vez que los juegos han finalizado en la ciudad. Un estadio de sóftbol Olímpico en Atenas, Grecia, no fue utilizado después de que los juegos terminaron, ya que el sóftbol no es un deporte popular en Grecia. El mismo estadio en Athens, Georgia, sin embargo, hubiera sido un recurso local de gran valor para las próximas décadas.

image-20160707-30718-9zcxnb

Un estadio de sóftbol abandonado en Grecia – Un sobrante de los Juegos Olímpicos del 2004. Yorgos Karahalis / Reuters

En términos más generales, esta reconfiguración haría que los juegos, por primera vez, sean un evento verdaderamente global. Decenas de países que nunca podría permitirse el lujo de albergar los Juegos Olímpicos en su forma actual – Kenia, Tailandia, Chile, para nombrar unos pocos – podrían fácilmente ser anfitriones de un deporte olímpico. En lugar de ser una ocasión para exhibir el nacionalismo de un solo país y anfitrión poderoso, los Juegos Olímpicos se convertirían en una celebración de la diversidad humana. Las audiencias podrían sintonizar una competencia de pista y campo en Nairobi, un partido de bádminton en Bangkok o un triatlón en Santiago.

Promover la misión

También habría nuevas e importantes oportunidades para lograr la misión de promover la paz y los derechos humanos a través del deporte del COI.

Con un número manejable de atletas en el sitio designado, y sin sobrecargar la infraestructura local, el COI podría gestionar que los competidores de cada deporte puedan quedarse después de que las medallas de oro sean galardonadas.

Imagínese una serie de amistosos en los que los atletas olímpicos dejen atrás sus uniformes nacionales y utilicen jerseys Olímpicos idénticos, que no jueguen para representar a su país o para ganar una medalla, sino simplemente por alegría del deporte. Los jugadores se podrían mezclar y combinar para que los atletas de Estados Unidos y China jueguen en el mismo equipo. La igualdad de género – también una de las principales prioridades de la COI – podría promoverse mediante la creación de equipos que incluyan tanto los atletas masculinos y femeninos.

Los atletas también tendrían la oportunidad de interactuar directamente, a través del deporte, con la comunidad local. ¿Qué tal una serie de clínicas de enseñanza para niños, dirigido por los jugadores olímpicos de hockey de campo, en un país donde ese juego es un deporte nacional?

Este nuevo modelo refleja formas en que el mundo ha cambiado desde que la COI fue fundada en 1894. En el siglo XIX los espectadores tenían que estar allí en persona para ver los Juegos Olímpicos y el viaje era lento y arduo. Hoy no es así, ya que la gran mayoría de los espectadores ven los Juegos Olímpicos en la televisión o en la internet. Esto hace que unos Juegos Olímpicos “descentralizados” no sólo sean posibles, sino también preferibles. Los deportes son casi siempre mejor visualizados en vivo, sin horarios diferidos; con eventos dispersos alrededor del mundo, los espectadores en cualquier zona horaria serían capaces de sintonizar en vivo cualquier número de eventos.

Sin duda hay algo especial acerca en tener miles de atletas de todo el mundo en un solo lugar y al mismo tiempo, pero el espectáculo de apertura y clausura podría fácilmente ser preservada por los atletas que vuelan a estas ceremonias desde los lugares de competición dispersas.

Estas ceremonias podrían estar situadas de forma permanente en un solo lugar que se convertiría en el centro espiritual de los Juegos Olímpicos. Lausana, Suiza, donde tiene su sede el COI, u Olimpia, Grecia, el lugar donde se originaron los Juegos Olímpicos de hace casi 3000 años, serían un par de buenas opciones.

La difusión de los eventos olímpicos en todo el mundo, sin duda, representa un determinante paso adelante. Pero los grandes problemas requieren una respuesta decidida y con los Juegos Olímpicos de Río desmoronándose por su propio peso es el momento para que el COI sea audaz.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *