LOADING

Type to search

El hijo de El Chapo, secuestrado por el cártel Jalisco Nueva Generación


Redacción
La Conversación EC
martes, agosto 16, 2016
Lo que comenzó como una fiesta de despedida de soltera para Esmeralda, prima de Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, hijos del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, en el popular restaurante La Leche en Puerto Vallarta, Jalisco, terminó en un “levantón” de al menos seis de los asistentes. Entre los “levantados”, según Proceso de México, […]

Lo que comenzó como una fiesta de despedida de soltera para Esmeralda, prima de Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, hijos del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, en el popular restaurante La Leche en Puerto Vallarta, Jalisco, terminó en un “levantón” de al menos seis de los asistentes. Entre los “levantados”, según Proceso de México, destacan Alfredo, otro primo de nombre José Manuel Díaz Burgos y el prometido de Esmeralda, del que sólo se tiene la información de que era un empresario de Colima y tiene entre 35 y 38 años.

Según la versión recabada entre fuentes vinculadas a la familia Guzmán, Iván Archivaldo también acudió al festejo e igual estuvo a punto de ser levantado con el grupo, ya que aseguran también se encontraba en el restaurante La Leche la madrugada del lunes pasado, pero habría salido unos momentos antes de que el comando llegara al lugar.

Esa situación habría generado confusión en la propia familia del capo, quien primero creyó que el hijo de El Chapo que había sido retenido era Iván y no Alfredo, e incluso en el propio fiscal general de Jalisco, Eduardo Almaguer, hasta minutos antes de la conferencia dada este martes 16, donde confirmó la privación ilegal de la libertad del segundo.

Iván y Alfredo Guzmán Salazar, de 36 y 30 años, respectivamente, son dos de los cuatro hijos que El Chapo Guzmán procreó en su primer matrimonio con Alejandrina Salazar: César, Iván Archivaldo, Gisele y Alfredo, este último el menor de ellos.

La madrugada del lunes, siete hombres armados irrumpieron en el restaurante La Leche, ubicado en la acaudalada zona hotelera de Puerto Vallarta. Llegaron apenas había cerrado el local, señalaron a un grupo de 16 comensales y obligaron a seis de ellos a subir a dos vehículos, según la versión de la fiscalía de Jalisco. El resto eran nueve mujeres, ha dicho el fiscal Eduardo Almaguer, sin dar detalles sobre el décimosexto comensal.

Víctimas y victimarios se fueron del lugar, en el que dejaron los coches de los secuestrados, varias camionetas con matrículas de los vecinos Estados de Nayarit, Sinaloa y del mismo Jalisco. Uno de ellos con un registro falso. Varias horas después, la fiscalía informaba de manera errática los datos del secuestro, pero con una certeza: las víctimas son parte de un grupo criminal.

La tarde de este martes, el fiscal Eduardo Almaguer informó de la identidad de cuatro de los secuestrados: Juan Daniel Calva Tapia, de 53 años de edad; Josias Nahualli Rábago Borbolla, de 35 años; Víctor Galván Ureña de 46, y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, de 29 años, hijo de Joaquín Guzmán Loera, jefe del cártel de Sinaloa y hasta enero pasado, el narcotraficante más buscado del mundo.

Almaguer también informó de que las indagatorias le permiten afirmar que los secuestradores pertenecen al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), considerado el más peligroso de México y que disputa esa zona del occidente de México con el de Sinaloa.

Jesús Alfredo Guzmán Salazar, de 29 años, es hijo de El Chapo y de María Alejandrina Salazar. Tanto el joven como su madre, así como su hermano Iván Archivaldo, son considerados por el Gobierno de Estados Unidos como operadores del cártel de Sinaloa, ubicados en el municipio jalisciense de Zapopan.

Según la Secretaría de Marina mexicana, el hijo de Guzmán es considerado “uno de los principales dirigentes” del cártel de Sinaloa y un “elemento clave” de ese grupo del narcotráfico. Tanto Alfredo como el primogénito del capo, Iván Archivaldo, fueron mencionados en el relato periodístico escrito por el actor Sean Penn y publicado por la revista Rolling Stone en enero pasado, tras la recaptura del Chapo en Sinaloa, su estado natal.

Penn cuenta cómo se encontró con el Chapo en la selva mexicana en octubre del 2015, cuando el criminal aún estaba prófugo. De acuerdo con el actor, Alfredo fue designado como uno de sus “escoltas personales” de camino al encuentro.

Es un tipo bien parecido, delgado y bien vestido, con un reloj de pulsera que podría tener más valor que todo el dinero que albergan los bancos centrales de la mayoría de las naciones. Tiene un reloj espectacular“, escribió Penn.

En junio del  2012, las autoridades mexicanas anunciaron que detuvieron a Alfredo en el municipio de Zapopan (Jalisco), junto con otra persona, en una operación en la que las fuerzas de seguridad encontraron armas, dinero e identificaciones falsas. No obstante, la hazaña, que desencadenó una gran expectación mediática, se vino abajo cuando las pruebas realizadas para confirmar la identidad de los detenidos revelaron que ninguno de ellos era el hijo del líder del cártel de Sinaloa. (I)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *