LOADING

Type to search

Josep Font y su sello de fantasía a la Semana de la Moda de Nueva York


Redacción
La Conversación EC
martes, septiembre 20, 2016
Josep Font no entiende la moda sin desafíos. Para él cada colección de Delpozo implica un emocionante reto creativo con el que superarse. En esta ocasión “transmitir la idea de luz, de transparencia a través de los tejidos y los colores sin hacerlo de forma evidente no ha sido fácil”, reflexiona el diseñador. El camino […]

Josep Font no entiende la moda sin desafíos. Para él cada colección de Delpozo implica un emocionante reto creativo con el que superarse. En esta ocasión “transmitir la idea de luz, de transparencia a través de los tejidos y los colores sin hacerlo de forma evidente no ha sido fácil”, reflexiona el diseñador. El camino de la colección lo han trazado las obras de la jovencísima escultora coreana Soo Sunny Park y el célebre pintor valenciano Joaquín Sorolla, que fue muy querido en Estados Unidos, según diario El País.

Dos inspiraciones dispares que han llevado al diseñador a enfrascarse en el uso de telas de textura iridiscente, algo que lo ha tenido trabajando a contrarreloj. “Hay un importante cambio de tejidos. Cuando tienes poco tiempo, hacer cosas nuevas es complicado, porque te encuentras con sorpresas. Pero aquí estamos”, explicaba en la víspera del desfile.

En una soleada nave al lado del río Hudson, las modelos descubrían el resultado de meses de trabajo en una colección que seduce por su ligereza y apuesta por el blanco sin dejar de lado una paleta de colores escogidos con mucho mimo: fucsia, naranjas, amarillos y un tejido a cuadros de un naranja y amarillo vibrante ofrecían el contrapunto, destaca El País.

El diseñador, según El País, sigue trabajando con una mirada arquitectónica los volúmenes, espectaculares pero no pesados, en camisas y faldas que desafían los límites de la gravedad. Está especialmente orgulloso de los volúmenes en las mangas en forma de cala: “Parecen fáciles pero ha costado mucho llegar a ellas. Era importante que fueran diferentes, tuvieran movimiento y que al girar el brazo se vieran bonitas”. (I)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *